Back to Forum

Tierras, una urgencia para la Paz

A cinco años de cuando el papa Francisco se dirigió a los Movimientos Sociales hablando de la centralidad de las tres «T» (tierra, techo y trabajo); a cuatro años de la publicación —cosmovisión revolucionaria— de la encíclica Laudato Si’; a más de dos años del capilar trabajo presinodal por la Amazonía; y a pocos días de terminado el Sínodo vivido en sinodalidad por la Amazonía, podemos afirmar, con toda convicción y una vez más, la centralidad del tema tierras en Latinoamérica.

Es un continente en constante dinamismo, por momentos con realidades caóticas, conflictivas, en medio de un constante y permanente reverdecer como lo es hoy la crisis que atraviesan la mayoría de los países latinoamericanos y caribeños, pero que ve también ponerse de pie a las ciudadanías en búsqueda de cambios indispensables en la forma de concebir la vida de nuestros pueblos. Luces y sombras, conflictos, caos y un sol que va alumbrando desde abajo algo nuevo, aún si difícil de vislumbrar, algo que va convocando, reuniendo, asociando los pueblos.

La tierra, la primera entre las «T» propuestas por el papa Bergoglio, es, sin duda, fundamental a la existencia y subsistencia de la comunidad social; nos lo recuerdan con sus vidas y compromisos las comunidades originarias y, de la misma manera, todos nuestros pueblos lo reclaman hoy. La casa común, en el marco de la creación, nos lo dicta ya no como una opción, sino como un mandato sin el cual la vida se vuelve imposible.

A su vez, la pregunta constante: ¿Es posible que América Latina y el Caribe puedan vivir en paz, sin una nueva comprensión y transformación sobre la realidad de tierras? Así lo planteamos en el artículo sobre tierras y paz en el marco del tema Diálogo Teológico y Reconciliación, presentado en Sarajevo en 2018.[1] Ya se está haciendo camino, y a continuación lo desplegamos en la explicitación del itinerario que se está recorriendo.

Una necesidad constatada y reclamada

El Programa Distribución Tierras (PDT) en América Latina y el Caribe nace en el marco del Instituto Universitario Sophia (FI)(ALC),[2] siendo una de las líneas de investigación-acción de dicha institución. Dicho programa que tiene que ver con la injusticia estructural extendida a lo largo y ancho del continente. Se trata de un proceso de investigación que camina por el surco del conflicto latente, en un escenario siempre más complejo en sus problemáticas y en sus resoluciones, con mucho compromiso por parte de múltiples grupos, movimientos sociales e instituciones y con una trayectoria también martirial. Impresiona la cantidad de personas e instituciones que están trabajando en el tema tierras, con pasión, dedicación y efectividad.

Al mismo tiempo, haciendo el camino del diálogo con miembros de las variadas instituciones, comprendimos que todas estas iniciativas, al no estar vinculadas, entramadas, no logran llegar a un impacto social, político, económico, continental como debería ser. Por lo tanto, el programa tiene como objetivo trabajar junto a las personas que están en las redes, por ejemplo, con el Movimiento Sin tierra de Brasil, la Vía Campesina que actúa en toda ALyC, Fundapaz en Argentina, la Red Pan Amazónica (REPAM) y con las universidades que tienen departamentos específicos e inquietudes en el tema.

No se puede seguir soñando solos: un camino conjunto

Los ejes del programa son: historia, análisis de la realidad, recursos transformadores, posibles productividades, justicia restaurativa y comunicación. En el mes de febrero de 2020, se reunirá una representación de las instituciones de casi todos los países de América Latina y el Caribe en Bogotá (Colombia), para trabajar en un discernimiento comunitario en el trazado de un mapa de diagnóstico, de líneas de acción, pensando el qué y el cómo de la acción del programa, a los efectos de poder provocar impacto transformador en lo social, político, económico y cultural desde el tema tierras, fundamentado en los ejes mencionados y sobre una matriz que sostendrá la acción de este grupo.

Creemos que la novedad de la propuesta se centra en la posibilidad de trabajar comunitariamente desde el primer momento en el diseño de cuanto sea el objetivo de la investigación-acción a realizarse en conjunto y para todo el continente.

Pasión y diálogo: dos características indispensables

Se constata en los diálogos con los referentes de las distintas instituciones un deseo profundo de colaborar; notan que el programa que estamos ofreciendo responde a una necesidad; ven la importancia de entramarse para poder hacer efectiva la acción. Desde el primer momento, el diálogo con los referentes de las instituciones ha sido claro y franco; se hace el planteo de la característica necesaria fundamental para integrarse a la propuesta: cultivar la capacidad dialógica para poder ser convergentes.

Apuntamos a la comprensión de las diversidades, porque cada una de estas iniciativas latinoamericanas por la tierra tiene distintas líneas, y esa es la enorme riqueza; pero el programa tiene que ser convergente para poder ser efectivo; por lo tanto, el diálogo tiene que ser profundo y de unidad en la diversidad. La pasión y el diálogo deben ser lo que caracteriza a los que trabajan en este programa.

Debemos decir que nos impresiona, enormemente, que al terminar las entrevistas con cada uno de los representantes, las personas quedan atraídas y motivadas por el programa.  Entre ellas, hay campesinos, agentes pastorales, políticos, agentes sociales, académicos, y siempre terminan ofreciendo sus contactos, sus posibilidades, sus conocimientos de las redes. Se genera una espontánea comunión de bienes —expresión que parece antigua—, aun si se trata del viento fresco de los primeros cristianos.

Solo junto a otros, con los otros, podemos soñar con serenidad, confianza y compromiso un posible horizonte de paz y de fraternidad en nuestro continente, en relación a aquella que es una de las mayores llagas por las cuales sangran nuestros pueblos. Como antes afirmamos, en el mundo de las paradojas puede haber caos, conflicto; pero no falta en la resiliencia de nuestras hermanas y hermanos la fuerza de hacer posible la transformación.

[1] Nuin, Susana, Is Peace Possible in Latin America and the Caribbean Without Land Dstribution?, Building Bridges in Sarajevo, Orbis Books, Maryknoll, New York 10545, 2019.

[2] Instituto Universitario Sophia, Florencia, Italia; Instituto Universitario Sophia, América Latina y el Caribe.